Día 142 – Cepillo de dientes

Aviso: mucha anécdota personal y costumbrismo.

Fotografía tomada sin flash porque me quedaba 1% de batería.
Fotografía tomada sin flash porque me quedaba 1% de batería.

Hoy batimos un récord, amigos. ¡He fregado antes de escribir la entrada! Porque el reparto de las tareas del hogar en mi casa es: él cocina y yo friego, pero lo voy dejando y hay veces que estoy con el estropajo a medianoche. No me deja cocinar normalmente porque dice que hago mucho estropicio y que él es mucho más curioso y organizado. Algo de razón tiene en compararme con el demonio de Tasmania de los fogones, pero es un rollo porque a mí me gusta más cocinar que fregar. Cuando menciono este tema en la vida real, me dicen que no me queje, que ya firmaban por tener la cena hecha todos los días. Pero es mi vida y protesto lo que quiero.

Esta no es una entrada de «uno entra, uno sale» porque este cepillito estaba entre los aparejos de fregar. Me he decidido a tirarlo porque había dos y es suficiente con uno.

Siempre he querido que alguien, joven e inexperto, me preguntara qué es lo necesario para independizarse. Son un par de consejos que me queman por dentro porque nunca se los he podido dar a nadie y eso que tengo una hermana a la que llevo 14 años* y que podría haber sido la candidata ideal. Como ya he avisado en el título de lo que os esperaba, voy a darlos:

Para independizarse se necesita:

  1. Saber hacer un presupuesto y ajustarse a él.
  2. Tener un cepillo de dientes viejo, porque hay cosas que solo se pueden limpiar bien con él.
  3. Y ya.

*Llámame algún día, cani.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s